Print this page

¿Cómo surgió la torta?

En el año de 1892, un niño de apenas 11 años nacido en la Ciudad de México de nombre Armando Martínez Centurión, de condición humilde, creó la "Torta". Él le puso ese nombre y la comercializó. Inició vendiéndola en el Centro Histórico, en el portal de "Águila de Oro", antiguamente la calle Coliseo Viejo, actualmente 16 de Septiembre. Puso su tiendecilla en un modesto zaguán e inició vendiéndolas a estudiantes y obreros, pero al notar su inesperado éxito de ventas, se dedicó exclusivamente a dicha actividad.

Al inicio del siglo XX, se reubica en el Callejón del Espíritu Santo, actualmente conocido como calle de Motolinía, exactamente en el número 38, también en el Centro Histórico. Así fue como mi abuelo Armando, dio origen a la primera tortería de México. Armando, por ende el primer tortero del país, era también el más elegante ya que siempre vestía de traje y corbata para atender a los comensales. Esta fue una de las razones para hacer de las tortas de Armando, un lugar de referencia en la ciudad al cual asistían atraídos por su sabor desde estudiantes y obreros, hasta personajes distinguidos, entre los que se contaron Artemio del Valle Arizpe, Mario Camargo, Cantinflas, Agustín Lara, por mencionar a algunos.

Mi abuelo preparaba las sabrosas tortas con sus recetas secretas y con ingredientes siempre frescos: aguacate, lechuga, jitomate, cebollas, rajas y, al gusto del cliente, milanesa, pollo, sardinas, lomo, queso de puerco, lengua, etc. Las tortas de lomo eran las más baratas, con tan sólo un costo en aquel entonces de 10 centavos. Si uno tenía un poco más de dinero, podía darse el lujo de pedir una torta de pollo por 15 centavos. El ingrediente que nunca faltaba, y que hasta hoy se mantiene, es el amor. Mucho amor, al gusto de cada comensal.

Las sabrosas y ya famosas tortas de Armando, llegaron hasta España, en específico a Madrid, donde durante un viaje a Europa en que Armando visitaba dicho país, fue invitado a preparar sus famosas tortas y accedió con gusto.

Mi abuelo se casó con Maura Lindoro y en su matrimonio tuvieron 6 hijos varones a quienes dejó la herencia de "Armando Tortas" después de su repentina muerte el 25 de noviembre de 1935, evento que ocupó la primera plana del periódico "Excelsior". Armando no sólo inventó la torta, sino que ha sido desde entonces el impulsor de muchas fuentes de trabajo digno no sólo para sus herederos, sino para muchas familias en México ya que "Armando Tortas" genera empleos directos e indirectos a través de sus proveedores.

Recuerda... la torta es orgullosamente mexicana, preparada deliciosamente con una combinación adecuada de carne, verdura, leguminosas y pan.

Como continuadores de la tradición de "Armando Tortas", damos gracias a Dios por habernos permitido ser herederos de tan maravillosa tradición. Nuestro amor y agradecimiento para mi abuelo, Armando Martínez, el creador de "Armando Tortas".

Read 2818 times Last modified on Martes, 15 Septiembre 2015 20:55
Rate this item
(4 votes)
Login to post comments